Cómo Eliminar La Celulitis Efectivamente

Eliminar La Celulitis Efectivamente

La mejor manera de combatir la celulitis es impidiendo su aparición. A continuación, le daremos algunos consejos para evitar que su piel de durazno se transforme en piel de naranja. Tratamientos y recomendaciones efectivas para obtener una piel firme y joven. 

Una tragedia hereditaria

En ciertas familias, las varices se transmiten de Madre a hija. En otras, lo que se transmite es la típica “propensión a la celulitis”. Así es, la herencia desempeña un papel fundamental en la aparición de esta desgracia. Sin embargo, no se trata de cruzar los brazos: es completamente posible modificar su situación inicial; herencia no significa fatalidad.

Las madres que tuvieron la mala suerte de padecer obesidad y celulitis desde la adolescencia tratarán de evitar esto en sus hijas: una alimentación sana, actividades deportivas y buenos hábitos de salud en general serán sus mejores aliados.

Evite usar ropa demasiado apretada

Por lo general, debe evitarse toda la ropa que aprieta, molesta y se ciñe. Si usted desea adelgazar y no tener celulitis, debe deshacerse de toda su ropa ajustada, regalándola o guardándola en la parte más alta del clóset hasta que puede ponérsela sin parecer embutido. Así, evite:

  • Las faldas demasiado ajustadas: “cercenan” la cintura y obstaculizan la digestión y la circulación.
  • Los pantalones pegados cortan la micro circulación y facilitan de este modo la retención de líquidos.
  • Las botas, calcetines y medias forman un torniquete que impide que el mecanismo de retorno venoso (es decir, el regreso de la sangre cargada de gas carbónico hacia el corazón a través de las venas)  se lleve a cabo correctamente.

La suela venosa de Lejars es una especie de bomba situada bajo la planta del pie y que funciona un poco como un corazón. Se estimula al momento de caminar y permite que la sangre cargada de gas carbónico suba mejor hacia el corazón. Los zapatos de tacón demasiado altos y la falta de movimiento impiden que la suela venosa de Lejars cumpla correctamente con su trabajo.

Hormonas y celulitis

Por lo general, las mujeres pasan por varios episodios de desajuste hormonal a lo largo de su vida fértil: la menstruación comienza demasiado tarde, demasiado pronto o no comienza…, es muy abundante o poco abundante; o bien, se sienten (y están realmente) inflamadas durante la segunda mitad del ciclo (del día 14 al 28) o algunos días antes de la menstruación.

Estas pequeñas perturbaciones provienen de un desequilibrio hormonal, con frecuencia en exceso de estrógenos, que provocan fenómenos de retención de líquidos. Las personas que gozan de buena salud vuelven a bajar naturalmente esos kilos de más cuando la menstruación comienza.

Otras tienen muchas dificultades para eliminar este sobrepeso y, al paso de los meses, las toxinas y los gramos se acumulan en forma de lonjitas celulíticas difíciles de eliminar. ¡Difíciles, pero no imposibles! Una vez más, los buenos hábitos de salud, el ejercicio diario y algunas prácticas manuales como el drenaje linfático serán de gran ayuda.

Celulitis y menopausia

El periodo de la menopausia es particularmente difícil de atravesar por dos razones:

Físicamente, la menopausia provoca sensaciones desagradables, como los famosos “bochornos”, aumento de peso, retención de líquidos, etc.

Psicológicamente, la mujer todavía se siente joven (hoy en día se es una mujer joven hasta los 50 años), pero su organismo está desfasado de su estado de ánimo: puede experimentar la sensación de que su cuerpo le está fallando, sentirse relegada a segundo plano mientras que, en su cabeza, todavía tiene la energía de una joven.

Afortunadamente, en la actualidad existen tratamientos eficaces para continuar viviendo como antes, tener una actividad satisfactoria, evitar los “bochornos” y otras incomodidades.

De hecho, muchos médicos, sensibles al problema, prescriben tratamientos cuya base es la progesterona natural (ésta evita el aumento de peso excesivo) o sintética. A pesar de todo, la mujer no debe dejar de cuidarse y debe continuar o comenzar, a hacer ejercicios y a comer de manera inteligente.

Cuidado con las toxinas

La mujer que bebe poco agua, permanece sentada o de pie gran parte del día, consume té o café en exceso, consume cosas grasosas y azúcares, sin hacer nunca ejercicio, multiplica los riesgos de que su cuerpo se llene de celulitis. El organismo no puede hacer frente a esta sobrecarga de trabajo. Los desechos se acumulan en el tejido celular subcutáneo: así se forma la celulitis.

Beneficios del té verde – Llamado también té virgen, el té verde es originario de China, donde se consume desde el 2500 a.C.  Las hojas jóvenes y los botones se utilizan en fisioterapia para ayudar a adelgazar. La cafeína que contiene el té verde ayuda a expulsar la grasa de las células grasas. Los triglicéridos se transforman en ácidos grasos libres que el organismo elimina.

Beber mucha agua  para eliminar la celulitis – La mayoría de las mujeres con celulitis no beben suficiente agua. Es indispensable beber entre 1 ½ y 2 litros de agua por día para ayudar al organismo a eliminar las toxinas, principalmente si se trabaja en un lugar con calefacción.

Practique el automasaje

Se puede combatir la celulitis dando masajes, a modo de prevención o sobre la celulitis ya formada, en las zonas infiltradas con una crema corporal.

Para este propósito, las virtudes y resultados de las cremas adelgazantes y otros ungüentos no probados oficialmente, usted puede reemplazarlos con cualquier otra crema hidratante para el cuerpo: los puros movimientos circulares de la contribuirán a activar la microcirculación, a descongestionar los tejidos y a relajar la pesadez que se puede asentar en las piernas, los muslos, los glúteos y el vientre.

El masaje con un estropajo es un poco salvaje: estimula la microcirculación y permite la eliminación de células muertas de la piel, pero su eficacia para eliminar la celulitis hasta el día de hoy no ha sido probada. Entonces, a menos de que sean particularmente masoquistas, señoras, vayan renunciando a esta técnica para darles prioridad a los masajes suaves y a los drenajes linfáticos.

El drenaje linfático manual

Se trata de una técnica que practican ciertos masajistas kinesiterapeutas, al igual que algunos institutos de belleza. Su objetivo es desobstruir los tejidos y aminorar el edema de los miembros inferiores.

Es un masaje que se realiza con las manos en sentido de la circulación linfática. Se recomienda sobre todo para las mujeres que sufren de inflamación en las piernas con sensación de pesadez y escozor. En lo que se refiere a la disminución de la celulitis, los resultados no están probados.

Las piernas se sienten más ligeras, es cierto,  pues la eliminación de toxinas se realiza mejor y el edema disminuye pero, en la mayoría de los casos, la celulitis sigue presente.

Por consiguiente, debe reservarse a las mujeres que tienen problemas de circulación en los miembros inferiores. Sea como sea, conviene dirigirse al masajista-kinesiterapeuta dedicado a esta técnica, en lugar de ir a los centros de belleza.

La endermología es una técnica que reproduce, gracias a un aparato específico, el método de palpar y enrollar, pero es mucho más eficaz. Algunos kinesiterapeutas le propondrán sus servicios; la sesión dura alrededor de 30 minutos. Se necesitan ocho sesiones antes de obtener resultados. Por lo general, se recomiendan entre 10 y 12 sesiones, más una serie cada año para mantener los resultados.

Algunos institutos de belleza invirtieron en estos costosos aparatos, pero las esteticistas, por competentes que sean, ¿serán más eficaces como los kinesiterapeutas?

La fitoterapia

Los especialistas en belleza natural recomiendan algunas plantas con el fin de eliminar la sobrecarga celulítica.

  • La piña: no es la fruta misma la que contiene las virtudes anticeluliticas, sino el tallo. Por esta razón, resulta inútil atiborrarse de piña para tratar de combatir la piel de naranja. El corazón de la piña es rico en bromelina, una enzima antiinflamatoria  que acelera la reabsorción de los edemas. De hecho, esta sustancia entra en la composición de ciertos medicamentos cuya finalidad es reducir el edema.
  • El té virgen: su consumo en polvo tiene la propiedad de eliminar grasas ubicadas en los adipositos. Por otra parte, los compuestos fenólicos que contiene vuelven más lente la asimilación de glúcidos y de lípidos que aportan la alimentación.
  • El espárrago: es conocido por sus virtudes diuréticas. Bajo esta óptica, se puede utilizar para facilitar la eliminación de agua. También es conocido por sus propiedades depurativas y purificadoras, y además por disminuir ciertos problemas cardiacos.

Existen muchas técnicas para combatir la celulitis: mesoterapia, hidroterapia, talasoterapia, ionización, láser, cirugía estética (lipoaspiración), etc. Consulte con su médico y pídale que la oriente en la terapia que más conviene a su problema.

Las cremas para adelgazar

Las cremas para adelgazar que se venden en el mercado sólo actúan en las capas superficiales de la epidermis. Otros productos (geles, cremas) más interesantes se reconocen como medicamentos. Por lo tanto, el empleo de componentes que traspasen la barrera de la epidermis está autorizado.

Nos referimos a cremas que contienen cafeína, cuya acción sobre la eliminación de grasas corporales está científicamente probada.

Celulitis y várices

Se ha achacado la aparición de várices a los tratamientos contra la celulitis. Sin embargo, esto parece poco probable en la medida en que la celulitis y las várices no invaden las mismas zonas: la celulitis afecta el costado externo de los muslos, las rodillas o los tobillos; las várices, por el contrario, se producen principalmente a la altura de las pantorrillas.

Única excepción: cuando se realiza una intervención quirúrgica cuyo objetivo es suprimir la celulitis (lipoaspiración), como en cualquier operación, existe el riesgo de flebitis. Y decir flebitis es decir riesgo de aparición de várices. Por otra parte, cuando la celulitis desaparece, con frecuencia las várices, que se disimulaban bajo la masa de grasa, se vuelven visibles.

Por esta razón, este tratamiento contra la celulitis puede hacer que se descubran várices que ya existían. Cuando se va a recurrir a métodos drásticos es mejor saber a qué, y a quién se está enfrentando.